A El Oíd…

Extracto del Boletín Semanal


Octubre 16, 2016

Les Comparto los siguientes versículos..

Mateo 17:1-8 en especial verso 5 (Version Reina-Valera 1960)

La Transfiguración
1 Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto;
2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.
3 Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.
4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.
5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.
6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.
7 Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis.
8 Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo.

Marcos 9: 2 – 13 en especial verso 7 (Version Reina-Valera 1960)

La transfiguración
2 Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos.
3 Y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto que ningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos.
4 Y les apareció Elías con Moisés, que hablaban con Jesús.
5 Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.
6 Porque no sabía lo que hablaba, pues estaban espantados.
7 Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd.
8 Y luego, cuando miraron, no vieron más a nadie consigo, sino a Jesús solo.
9 Y descendiendo ellos del monte, les mandó que a nadie dijesen lo que habían visto, sino cuando el Hijo del Hombre hubiese resucitado de los muertos.
10 Y guardaron la palabra entre sí, discutiendo qué sería aquello de resucitar de los muertos.
11 Y le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero?
12 Respondiendo él, les dijo: Elías a la verdad vendrá primero, y restaurará todas las cosas; ¿y cómo está escrito del Hijo del Hombre, que padezca mucho y sea tenido en nada? 13 Pero os digo que Elías ya vino, y le hicieron todo lo que quisieron, como está escrito de él.

Lucas 9: 28 – 36 en especial verso 35 (Version Reina-Valera 1960)

La transfiguración
28 Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar.
29 Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente.
30 Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; 31 quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén.
32 Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño; mas permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús, y a los dos varones que estaban con él.
33 Y sucedió que apartándose ellos de él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía.
34 Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube.
35 Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. 36 Y cuando cesó la voz, Jesús fue hallado solo; y ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

Juan 12: 44 – 50 (Version Reina-Valera 1960)

Las palabras de Jesús juzgarán a los hombres
44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió;
45 y el que me ve, ve al que me envió.
46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.
47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.
48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.
49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.
50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.
Note, que Las palabras de Jesús juzgaran a los hombres.

Juan 13: 20 (Version Reina-Valera 1960)

20 De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.
Con énfasis en El que me recibe a mí recibe al que me envió…

Juan 14: 12 (Version Reina-Valera 1960)

12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.
Con énfasis en Las obras que yo hago él las hará también

Juan 14: 19 – 26 en especial verso 23 (Version Reina-Valera 1960)

19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.
20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.
21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?
23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.
25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros.
26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Juan 15: 20 (Version Reina-Valera 1960)

20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
Un punto muy important es “Guardaran la vuestra”

Juan 16:27 (Version Reina-Valera 1960)

27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios
Con énfasis El Padre os ama.

Lucas 16:27 (Version Reina-Valera 1960)

27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre,

Marcos 16:15 – 18; 20 (Version Reina-Valera 1960)

15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura
16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.20 Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

Este es el ministerio de Cristo Y como nosotros queremos estar en el centro de la perfecta voluntad de Dios somos Vituperados.


Juan 15:20 (Version Reina-Valera 1960)

20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

Jeremías 1: 17 – 19 (Version Reina-Valera 1960)

17 Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos.
18 Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra.
19 Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte.

Jeremías 6: 16,17 (Version Reina-Valera 1960)

16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos.
17 Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos.

Ezequiel 2:4,5 (Version Reina-Valera 1960)

4 Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor.
5 Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre conocerán que hubo profeta entre ellos.

Ezequiel 3: 7,10, 11 (Version Reina-Valera 1960)

7 Mas la casa de Israel no te querrá oír, porque no me quiere oír a mí; porque toda la casa de Israel es dura de frente y obstinada de corazón.10 Y me dijo: Hijo de hombre, toma en tu corazón todas mis palabras que yo te hablaré, y oye con tus oídos.
11 Y ve y entra a los cautivos, a los hijos de tu pueblo, y háblales y diles: Así ha dicho Jehová el Señor; escuchen, o dejen de escuchar.
Esta es la palabra de Dios. Yo levanto un clamor en este día para que como dice Jeremías os volváis a las sendas antiguas a creer en lo que Dios dice: ‘Este es mi hijo amado, a Él oíd.’
¿Es usted un hijo de Dios? ¿Hace Dios acepción de personas? No; Él dice que somos ‘hijos’.

Entonces su voz desde los cielos dice: Estos son mis hijos amados óiganlos hemos sido puestos por Dios como atalayas para que toquemos la trompeta. Estamos cerca del fin no hay tiempo hermanos para jugar a la religión es tiempo de buscar a Dios mientras puede ser hallado.

Dice Dios: deje El impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos y vuélvase a Jehová, el cual tendrá misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar (Isaías 55: 7).

Dios nos ama a todos por igual y no es condenación lo que quiero poner sobre ustedes, sino que el Santo Espíritu de Dios sea hablándonos a lo profundo de nuestro ser para que nos demos cuenta que delante de Dios el pecado de rebelión es como el pecado de adivinación, (1 Samuel 15:22,23).

El enemigo nos tiene entretenido en problemas doctrinales y como leímos en ese pasaje el profeta Samuel le pregunta a Saúl ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y victimas como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que todos los sacrificios. La palabra de Dios dice: “Orar sin cesar”

El Señor Jesús dijo: “Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amaras a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:37 – 39) Dice que de los pobres no te olvides.

Dice que si no amas a tu hermano a quien haz visto como puedes amar a Dios a quien no haz visto..
Dice: Guarda mis mandamientos.
Dice: Escucha a mis profetas. Dice: Trae tus diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa. Dice: No os jusguéis unos a otros, porque con la misma vara con que medimos seremos medidos. Dice: Que Dios espera de nosotros misericordia.
Cuando al Señor Jesús le trajeron una mujer encontrada en el acto mismo del adulterio y por la ley la mujer debía morir apedreada el Señor les dijo: El que de vosotros este sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella y después de un rato él levanto su vista le dijo: Mujer ¿Donde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condeno? Y ella le contesto ninguno Señor. Entonces Jesús le dijo: ni yo te condeno; vete, y no peques más. Por supuesto que esto no es para tener derecho legal de pecar pero si pecamos, abogado tenemos en Cristo.Piensa, medita y pongamos por obra la palabra de Dios.
¡Que Dios los bendiga!
Ps. Marisa Varjabedian